Cómo hacer un Vlog por primera vez

“Vlogging” es una palabra clave de “video” y “blogging”. El Vlogging, en el fondo, se trata de subir videos cortos con frecuencia, generalmente todos los días. En cuanto al tema, puede ser cualquier cosa que quieras que sea. ¿Pero cómo se hace un vlog por primera vez? Parece difícil, al principio, pero en realidad, podrías estar listo para vloguear en un par de horas y aquí descubrirás cómo.

Elección del equipo adecuado

No necesitas una lista de equipo de lavandería, no al principio, al menos y tampoco necesitas gastar miles de dólares en equipo de primera línea. Sólo piensa, si tu carrera de vlogger se estrella y se quema o ni siquiera despega en primer lugar, no querrás tener un equipo caro acumulando polvo. Hay muy poco que necesites para empezar, así que juega inteligentemente y mantén tu cartera sana.

Usando la cámara correcta

Tu cabeza girará tamizando entre cientos de fabricantes diferentes tratando de encontrar la cámara perfecta para el trabajo, cuando en realidad, es un simple cruce entre presupuesto y calidad. En lugar de arrancarte el pelo para saber qué cámara elegir, reduce la búsqueda haciéndote las dos preguntas más básicas:

  • ¿Dispara en, al menos, 720p?
  • ¿Está dentro de su presupuesto?

Elegir una cámara que dispara en 720p puede parecer una elección extraña, después de todo, ¿no es suficiente con 480p? Sí, pero francamente, no. Dejando de lado las respuestas conflictivas, la calidad de la cámara siempre debería ser un factor decisivo. La salida de tus vídeos en un triste 480p es a menudo despreciada. Y en realidad, 480p no es lo mejor. No quieres que tu público te hable de la calidad de la imagen, porque honestamente, te lo harán saber.

Captura de sonido

Uno de los errores que cometen muchos vloggers aficionados es burlarse de la calidad del sonido. Cuando, en realidad, la calidad del sonido es tan importante como la calidad del video. Necesitarás un micrófono que pueda capturar el sonido con una calidad que coincida con la de tu salida de vídeo. De hecho, si tienes un teléfono y un micrófono externo, utiliza ambos para tener varios dispositivos que capturen el sonido. De esta manera, puedes sacar partes de cada clip de audio y unir las partes que mejor suenan para tu vlog.

De nuevo, es otra decisión que mantendrá a raya a aquellos que son muy vocales sobre la calidad del sonido. No escatime en la calidad del sonido.

Encontrar la luz adecuada

La iluminación puede ser un asunto delicado, pero en realidad, puede ser un punto de partida siempre y cuando se tenga una fuente de luz que no proyecte un montón de sombras en la cara. De hecho, deberías considerar las docenas de equipos de iluminación para estudios de bricolaje que se pueden hacer en casa. Incluso algo tan simple como un cartón fijado a la pantalla de una lámpara podría proporcionar una iluminación muy necesaria.

Poniendo todo junto

Los equipos, incluso los de bricolaje, pueden convertir un video ennegrecido e incoherente de 480p en un video de 720p de sonido nítido y perfectamente iluminado. Quieres que tu audiencia sepa que tienes algún tipo de talento, ¿verdad? Elegir evitar la calidad y creer que el contenido es lo que más importa es una lección que uno aprende pronto, no es cierto. Hacer un vlog se trata de varias partes móviles trabajando en tándem; una máquina bien engrasada.

Creando el guión

¿Qué? ¿Un guión para vloggers? Sí, incluso los vloggers necesitan guiones. Sin embargo, como cualquier guión, no tienes que seguir cada palabra que escribes. Un vlogger debe sonar natural en su forma de hablar. En lugar de escribir la línea exacta que va a decir, puede que quiera simplemente hacer referencia a un evento en su guión y permitir que sus habilidades de improvisación tomen el control.

En el fondo, el guión es la herramienta perfecta para mantener el video organizado. No todo el mundo puede catalogar todos los eventos en su mente y no tienes que perder el tiempo haciéndolo si no eres bueno en ello. No tengas miedo de romper con el guión, sobre todo si tienes algo mucho más interesante de lo que hablar que puede no haber llegado al guión original.

Creando el Gimmick perfecto

Al principio, puede parecer extraño considerar la creación de un truco. Piensa en ello como una forma de saludar a la gente y lo que haces cuando te vas o como una firma. No tiene que ser un truco loco y descabellado. Por ejemplo, tal vez crear una forma única de presentarse antes de cada vídeo o crear una forma única de terminar el vídeo y construir sobre ella.

Un truco no siempre tiene que ser algo que sea parte viva de tu video. Tu truco podría ser la forma en que editas tus videos. Piensa con originalidad cuando se trata de un truco. Y, para que quede claro, no siempre tienes que usar un truco. De hecho, si estás subiendo un vlog muy serio, sería mejor dejar el truco a un lado, especialmente si el truco tiene un valor cómico. Llama la atención sobre lo serio que ha sido para ti un determinado evento.

Encontrando el tiro perfecto

¿Qué tan molesto sería un vlog si un vlogger se enfocara en el maquillaje, pero el fondo siempre era una cocina? Tu fondo debería coincidir con el enfoque de tu blog. Sin embargo, no tienes que estar atado a tu fondo todo el tiempo, pero siempre debes tener una ubicación en la que puedas recurrir cuando una ubicación específica no esté disponible para tu blog debido al clima o a las limitaciones de tiempo.

Se mencionó anteriormente que deberías crear un truco. Debe tenerse en cuenta que el fondo también puede ser implementado como un truco, como cambiar la decoración del fondo a algo que coincida con el tema del vlog.

La necesidad de un contenido variado

Los ponis de un solo truco raramente mantienen la tracción en la esfera de vlogging. Lo que necesitas es contenido variado, preferiblemente temas que te gusten, para mantener tu plataforma de vlogging fresca. Después de todo, ¿cuántas veces se puede caminar hablando de un solo tema antes de volver a pisar el suelo antiguo?

Puede darte la oportunidad de estirar cierto contenido, en lugar de volar a través de todo un tema sin algo que te apoye. Y no tengas miedo de crear una rama en tus vlogs que sean más proyectos de pasión que perspectivas estadísticas. No siempre tiene que tratarse de llegar a la mayor cantidad de gente posible.

Por ejemplo, puedes señalar un tema específico en tu vlog, como el maquillaje, sólo para argumentar. Así que tu blog atrae a individuos que están interesados en el maquillaje. Sin embargo, tienes un amor especial por los videojuegos y quieres compartir ese amor con tu audiencia.

Desafortunadamente, no resuena con el público habitual que esperas ver. Y eso está bien. Tal vez ese tema de las ramificaciones no llame la atención que quieres, pero sí abre tu vlog a un público más amplio; algunos sintonizarán el maquillaje, otros los videojuegos. No todas las ramas de tu blog tienen que ser una decisión de negocios calculada.

Editar y comercializar tu Vlog

Así que, has creado tu vlog, has usado el fondo adecuado, la iluminación era buena, tu guión era sólido, ¿ahora qué haces? Es hora de editar. Y hay una firma de vlogging de la que debes ser muy cuidadoso: los saltos.

Tuning Jump-Cuts

Los saltos, en este contexto, se crean cuando una porción del video fue removida. ¿Por qué? Bueno, debido a la naturaleza de la filmación de un vlog, una toma continua, puede haber grandes pausas entre las líneas y no se puede detener la cámara cada vez que estornuda. En su lugar, editas esa parte y esto crea un salto de corte.

Tener un puñado de cortes de salto está bien y puede mantener un flujo saludable a tu video. Sin embargo, pronto te darás cuenta de que demasiados saltos hacen que tu video se vea desordenado y desorganizado. Debes aspirar a reducir la cantidad de saltos que tienen tus vlogs. Ese tipo de progresión vendrá con la práctica y el tiempo.

Y, en nombre de la ramificación de tus vlogs, deberías considerar subir los vlogs sin saltos y mantener las largas pausas ahí. Algunos de tu público pueden disfrutar de la naturaleza de largo corte y de la línea divagatoria de ellos, a diferencia de los vlogs más limpios y fluidos. Cuando estés haciendo vlogging, estarás en un constante estado de experimentación para que no te duela probarlo.

Comercializar tu Vlog

Ahora que has editado el vídeo y has ajustado los saltos, tienes los ajustes correctos, todo está como debe estar. Es hora de atraer a tu audiencia a través del marketing.

Imagina que estás en el tráfico y tratas de adelantarte a todo, pero estás atascado detrás de filas de coches. Pero, al mirar por la ventana, ves un atajo del que nadie se dio cuenta. Tu vlog es tu vehículo y el atajo es el marketing. Lo que necesitas es comercializar tu video de manera que te haga pasar el tráfico. Y lo haces por:

  • Escoger una miniatura que agarre el ojo del espectador.
  • Si tu vlog tiene una descripción en vídeo, rellénalo con información de contacto, un montón de palabras clave que pertenecen al vlog, y etiquetas, también.
  • Publica tus Vlogs en tantas plataformas de medios sociales como puedas. Un miembro de la audiencia puede tener Facebook, pero no tienen Instagram. Tu Vlog llega a más ojos.
  • Use más de una plataforma, si puede (al menos dos).

Leave a Reply